Alirio Orduña trae a New York flores de Colombia para los 19 compatriotas muertos en los atentados del 11 S

Nueva York.11-Sept-2011. Mauricio Hernández (texto y fotos). La Escuela Militar de Cadetes del Comandante colombiano Alirio Orduña, fundador, rinden homenaje a los muertos y el más sentido pésame a sus familiares por al atentado de las Torres Gemelas perpetrado hace diez años.

“Ahora nos acordamos que muchos colombianos perdieron la vida por causa del terrorismo y les trajimos flores de su patria en recuerdo de su memoria”, dijo a ColombiaNewYork Orduña, quien trajo desde Medellín a Hernán Atehortua, uno de los mejores artesanos con flores que tiene Colombia para elaborar las silletas en honor a los héroes de la Policía, a los Bomberos de Nueva York y a los 18 compatriotas  muertos el atentado del 11 de Septiembre de 2001 contra las Torres Gemelas del Trade World Center de Nueva York, en el bajo Manhattan.


Cuatro silletas con flores colombianas fueron expuestas frente a la sede de los Bomberos de Nueva York, a pocos metros de la llamada Zona Cero, para rendir homenaje a los víctimas del 11 S y a sus familiares, a los bomberos, a los policías y a 19 colombianos que perdieron la vida en los atentados terroristas contra las Torres Gemelas del World Trade Center.

La silleta de la Policía de Nueva York, la de los bomberos y la de las dos torres derribadas fueron elaboradas en Nueva York por el artesano del municipio de Santa Elena (Medellín), Hernán Atehortua, quien regresó a esta ciudad tras haber participado hace dos semanas en el Desfile de las Flores. La iniciativa del homenaje salió de la Escuela Militar de Cadetes (que también tuvo su silleta) fundada por el colombiano Alirio Orduña.

Cientos de bomberos, policías y miembros de instituciones militares de Estadso Unidos, Canadá y varios países del Mundo se fotografiaron con el silletero Atehortua, con Zoraida Metaurte, con Orduña y sus cadetes con las silletas de flores colombianas de fondo, mientras al frente se veían las Torres de la Libertad, los nuevos rascacielos que se construyen donde antes estaban las Torres Gemelas que derribaron los terroristas hace diez años.

Orduña, que lleva más de 40 años viviendo en Nueva York y fue miembro de la Marina de los Estados Unidos, explicaba a los impresionados visitantes la tradición del Desfile de los Silleteros de Santa Elena, que las flores habían sido traídas expresamente desde Colombia, que los artesanos las cargaban orgullosos a sus espaldas como tradición desde hace muchas décadas y que Asocoflores y el empresario Oscar Franco habían apoyado la iniciativa de rendir un homenaje con flores a los caídos en el 11-S.

A media tarde, después de haber estado a pocos metros de la Zona Cero frente al edificio de los Bomberos, la exposición de las silletas se trasladó a la Plaza de Liberty en Wall Street, a donde Atehortua y Metaurte, una colombiana residente en Queens que se vistió con traje de campesina, las llevaron a sus espaldas por Liberty Street; fue apenas un kilómetro de distancia el pequeño desfile que fue seguido por varios policías de Nueva York que escoltaban orgullosos las silletas, donde se encontraba la de la Institución de la Policía.

En los atentados de la Gran Manzana murieron 23 agentes de policía, mientras otros 50 miembros del Cuerpo han fallecido en la última década debido a las secuelas de las tareas de rescate y limpieza de la “zona cero”.

Bomberos colombianos

El colombiano Alex Carranza, que trabaja desde hace 10 años en los Bomberos de la Northern Boulevard, entró a este cuerpo tras los atentados del 11S, al igual que su compatriota Omar Florez, de padres colombianos y quien desde hace 3 años forma parte del Departamento de Bomberos de Brooklyn.

“Soy voluntario desde los quince años y hace tres entré a formar parte oficial de la Institución”, nos dice Florez, residente en Queens y de madre colombiana.
Decenas de bomberos, policías y personas se fotografiaban junto al artesano Hernán Atehortua,  autor de las silletas, que también recorrieron varias calles y fueron expuestas en la Plaza de Liberty, cerca a Wall Street. (Zoraida Metaurte)


                               Los cadetes y su comandante Alirio Orduña