El presidente Juan Manuel Santos gana el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos por alcanzar la paz en Colombia

El dato Este año ha habido la cifra récord de 376 nominaciones al premio, 228 personas y 148 organizaciones

firma-acuerdo

Juan Manuel Santos tras firmar el acuerdo con Timochenko el pasado 26 de septiembre en Cartagena (Luis Acosta / AFP)

Nueva York. Oct/08/2016. Agencias. El Premio Nobel de la Paz 2016 ha recaído en el presidente Juan Manuel Santos, el presidente de Colombia. El galardón se ha fallado este viernes en Oslo y ha premiado el esfuerzo del mandatario para alcanzar la paz en el país latinoamericano con su acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El jurado ha decidido otorgarle el galardón pese a que la ciudadanía no respaldó su acuerdo en el referéndum que se celebró el domingo pasado.

Se había hablado de un premio conjunto para el presidente y Rodrigo Londoño, alias Timochenko. Eran los grandes favoritos en pronósticos y casas de apuestas hasta hace unos días, pero el triunfo del No a los acuerdos de paz en el plebiscito hizo que sus opciones se redujeran y al final ha habido sorpresa.

El Gobierno colombiano y la guerrilla consiguieron en agosto lo que parecía inalcanzable, poner fin por la vía negociada a más de medio siglo de conflicto armado, un sueño que fue esquivo para el país durante las últimas décadas.

santos-nobe-copy-copy

Fueron 45 meses y cinco días de intensas discusiones de los delegados del Gobierno y las FARC en La Habana para forjar el “Acuerdo general para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera en Colombia”, que con sus seis puntos y 297 páginas debía ser la hoja de ruta para un nuevo país. Tras el batacazo en las urnas, el presidente decidió dialogar con los demás partidos y las FARC se comprometieron a seguir usando la palabra y no las armas. Por ahora, el alto el fuego se ha extendido hasta el 31 de octubre y ambas partes mantienen su apuesta por la paz.

En las negociaciones de Cuba se impuso la lógica de querer cerrar lo que Juan Manuel Santos definió como “el sufrimiento, el dolor y la tragedia de la guerra” para “abrir una nueva etapa de nuestra historia”.

Quizá la mejor reflexión sobre el proceso la hizo el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, en su discurso en la capital cubana donde expresó: “Haber logrado un acuerdo con las FARC no significa que haya existido una claudicación mutua. Mis convicciones y valores siguen intactos. Supongo que lo mismo ocurre con los miembros de la guerrilla”.

santosfamilia

Santos, junto a su familia, mostrando la paz con sus manos

Por encima de esas diferencias y convicciones, al final pesó más el compromiso y la clara decisión de cortar un ciclo de violencia que dejó más de ocho millones de víctimas de todo tipo, entre muertos, heridos, desaparecidos, desplazados, secuestrados y mutilados, así como pérdidas económicas y ambientales imposibles de cuantificar.

Los diálogos que comenzaron el 19 de noviembre de 2012 transitaron por aguas turbulentas, con crisis, recriminaciones, interrupciones y amenazas de ruptura, pero también con muestras de confianza como las declaraciones de alto el fuego de la guerrilla o la suspensión de bombardeos del Gobierno a sus campamentos.

El camino que recorrió Santos lo intentaron andar otros antecesores suyos, comenzando por el conservador Belisario Betancur (1982-1986), quien a mitad de su mandato inició un proceso de paz con las FARC que tuvo algunos avances pero que al final fracasó, como sucedió entre 1998 y 2002 con el de Andrés Pastrana y con el de otros mandatarios que también lo intentaron.

sia-la-paz

Pero más allá del acuerdo plasmado en el papel y ahora en el limbo por el rechazo en las urnas, queda por delante una tarea tan titánica o incluso más que la ejecutada hasta ahora: hacer realidad los acuerdos –el actual o al que se llegue– no solo para las víctimas que fueron el centro de la negociación, o para los campesinos pobres que esperan el desarrollo rural, sino también para medio país que sigue siendo escéptico sobre esta solución.

Pese a que otros grupos armados ilegales siguen vivos en el país, el silencio de los fusiles de las FARC es el comienzo de un propósito de dejar atrás la violencia que ha castigado a los colombianos los últimos 52 años.

la-oposicion

La oposición a los Acuerdos de Santos con las Farc

Otros candidatos que estaban en las quinielas

La lista de aspirantes incluía al papa Francisco, al médico congoleño Denis Mukwege, al exanalista de la CIA Edward Snowden, a la joven yazidí Nadia Murad, secuestrada por el Estado Islámico en Irak, el acuerdo contra el cambio climático alcanzado en París y el activista indio Jockin Arputham.

Entre los aspirantes rusos destacaban Svetlana Gánushkina, de la organización Memorial, y el periódico Nóvaya Gazeta, por delante de otros como Serguéi Kovaliov, Lilia Shibanova, Ludmila Alexeeva, la ONG Ágora o la abogada chechena Lidia Yusúpova.

pornolloro

Como la uigur Rebiya Kadeer, el Centro de Derechos Humanos de Baréin o el obispo mexicano José Raúl Vera López -favorito en pasadas ediciones-, Yusúpova ha ganado el premio de derechos humanos de la fundación noruega Rafto, que este año ha ido a la iraquí Yanar Mohammed por su lucha por las mujeres y las minorías. Ganadores del Rafto como la birmana Aung San Suu Kyi, el coreano Kim Dae-Jung, el expresidente de Timor Oriental José Ramos Horta, y la abogada iraní Shirin Ebadi fueron premiados después con el Nobel.

El papel en la crisis de los refugiados en Europa podría premiar también a la canciller alemana, Angela Merkel; o al sacerdote católico Abba Mussie Zerai, fundador y presidente de la Agenzia Habeshia, que lucha por los emigrantes que llegan en botes a Italia.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), las ONG Irak Body Count y Transparencia Internacional, los activistas saudíes Abu al Khair y Raif Badawi, el teórico estadounidense de la no violencia Gene Sharp y la Campaña internacional para la abolición de las armas nucleares sonaban también en la larga lista de supuestos aspirantes.

El dato Este año ha habido la cifra récord de 376 nominaciones al premio, 228 personas y 148 organizaciones

Solo si quienes nominan lo hacen público se puede conocer la identidad de los candidatos, ya que el Comité Nobel noruego no confirma nombres hasta pasados cincuenta años y sólo hace público el número total de aspirantes, que este año ha alcanzado la cifra récord de 376, 228 personas y 148 organizaciones.

Otros que han sonado con mucha fuerza son los “cascos blancos” de Siria, una organización de ciudadanos sirios que ayudan a rescatar víctimas que han quedados atrapadas en edificios derruidos tras los bombardeos salvando numerosas vidas. “Muestran que la ayuda no siempre viene de fuera, y que aquellos que realmente marcan la diferencia son a menudo los lugareños”, dijo el especialista noruego Kristian Harpviken, director del Insituto de Investigación de la Paz en Oslo a la agencia DPA. También los habitantes de varias islas griegas que han ayudado a miles de refugiados y el acuerdo atómico iraní están nominados.

El Cuarteto para el Diálogo Nacional en Túnez fue el ganador el año pasado por su labor en la construcción de una “democracia plural” en este país africano, según el fallo.