James se reencuentra con el gol, el entrenador y el público de Madrid con dos goles en la Copa del Rey

Nueva York. Ene/05/2016. Por Mauricio Hernández. James comenzó el año reencontrándose con la afición, con el entrenador, pero sobre todo reencontrándose con su mejor juego. No podía desaprovechar la oportunidad de oro que le brindaba este primer partido del 2017 como titular, con Benzema y Keylor Navas en el banquillo y la decisión del entrenador francés Zidane de dejar a Cristiano Ronaldo fuera de la convocatoria. El mejor jugador del Mundo vio los goles de James desde la grada.

La afición y los periodistas estaban mudos. Zidane sentaba a los titulares, varios lesionados, y lanzaba al campo, desde el primer minuto, a James en el terreno de juego. Era la respuesta a unas declaraciones el día anterior donde afirmaba sin titubeos: “James se queda aquí, contamos con él”. Los medios hablaron de un reencuentro, y el colombiano cumplió con las expectativas.

El francés se jugaba un invicto de 37 victorias seguidas sin conocer la derrota, pero también quería demostrar que el Madrid es una constelación de jugadores, donde cada uno tendrá la oportunidad y el momento que él considere para jugar. James, consciente de ellos, jugo un estupendo primer tiempo, marcó dos goles, y hasta asumió la responsabilidad de cobrar un penalti ante una afición que hace no muchas semanas le había pitado en un partido. El resumen del partido, con los dos goles de James.

Consciente de esta oportunidad de jugar, tras un año oscuro, recibió de nuevo el apoyo del entrenador, tras las palabras de James en el mundial de Clubes en Japón, que ganó el Real Madrid, pero donde James no jugó: “Tengo varias ofertas de otro equipos y ocho días para pensarlo”.

Ese episodio quedó atrás tras el buen partido que ayer jugo contra el Sevilla en la Copa del Rey, donde se echo toda la responsabilidad del equipo. La prensa del mundo, pero especialmente la española, le da hoy sus portadas y sus comentarios más positivos. El Real Madrid ha recuperado al colombiano.

ABC: “James devolvió sobre el verde la confianza de Zidane. A los diez minutos, un robo de oro de Casemiro lo convirtió en tesoro con un zurdazo desde la medialuna del área al palo corto de Sergio Rico. Carrera al banderín de córner, rodillas al suelo, brazos en cruz y sonrisa de niño el día de Reyes. Él era el mejor regalo para el madridismo y para Zidane. Recuperado para la causa, justo cuando una nueva plaga de bajas deja en mínimos las variantes del entrenador francés: «Hizo un muy buen partido, trabajó y metió dos goles. Fue importante», confesó Zidane.

James: “Es un nuevo año y una nueva vida; me quedo”. Dijo tras el partido James, al que toda la prensa se le lanzó para escuchar lo que ya había anunciado su entrenador. “Sólo quiero jugar bien cuando tengo oportunidad, poder hacer cosas buenas como las de hoy y poder ayudar haciendo goles o pases que eso es lo que uno quiere”, insistió James, que tuvo una año 2016 más sentado en el banquillo que en el terreno de juego. Pero ayer tomó incluso la responsabilidad de cobrar el penalti. Al final del partido salió ovacionado por un público que también lo esperaba con ansias.

Las cifras de Zidane. Zidane llegaba anoche al Santiago Bernabéu con 53 partidos en el banquillo del Real Madrid y un balance que bordea la matrícula de honor: 41 victorias, 10 empates y solo dos derrotas. Ha ganado más títulos (Champions, Supercopa de Europa y Mundial de clubes) que partidos ha perdido. En lo intangible, también se puede dar golpes en el pecho, aunque ese jamás haya sido su estilo. Educado, sereno, elegante y de sonrisa perenne, nadie como él ejemplifica con tanto acierto el señorío del club blanco.

Este fin de semana el Real Madrid jugará contra el Granada en la Liga Española, donde lidera la tabla de posiciones, con el Barcelona detrás y el Sevilla en la tercera posición , al que ayer goleó 3-0 sin dificultades, con James como timonel del Real Madrid y un golazo de Varane, el autor del tercero. Abajo, el golazo de izquierda de James.