La mágica noche de la niña Ashley Ochoa junto a Gilberto Santa Rosa, en el Madison Square Garden

madisonardio1

Ashley Ochoa, hacia un nuevo sueño.

Nueva York. Nov/07/2016. Por Mauricio Hernández. Ashley Ochoa ha sido una de las grandes estrellas del concierto ‘La Salsa vive’, que reunió el sábado en la noche en Nueva York a los grandes maestros de este género musical. Esta niña de padres ecuatorianos, nacida en los Estados Unidos, bailó junto a sus compañeros de Mestizo, la escuela de salsa del caleño Harold Puente que forma campeones mundiales en Nueva York.

princesa-ashley

Ashley, antes de salir de su casa en Queens, Nueva York, rumbo a Miami (foto archivo particular facebook)

La Salsa vive Nueva York reunió a viejas glorias salseras, como a los puertorriqueños Gilberto Santa Rosa (El Caballero de la Salsa), Andy Montañez y el Gran Combo; el panameño Rubén Blades y los dominicanos Chiquito Team Band, Alex Matos, Raulín Rosendo y José Alberto El Canario. Colombia tuvo a su cargo el baile, con el grupo Mestizo Art Center.

Ochoa llevaba un traje de color Amarillo, como una estrella, y era natural y muy compenetrada con los cantantes y el espectáculo; “Su capacidad de conectar con los mayores es increíble. Absorbe todo con mucha facilidad”, nos dijo Harold, el hombre que creó el Puente entre el arte y la salsa en los Estados Unidos. Y además es su profesor.

Las pantallas de televisión del Madison seguían el ritmo de Ochoa y los bailarines de Mestizo. Al final del baile de esta niña ‘caleña’, el Madison estremeció en aplausos, al igual que a sus padres, que estaban en primera línea. Un sueño para Ashley, a sus siete años, aclamada en el Templo Mundial de los espectáculos, bailando para las leyendas de la salsa. Y un orgullo

webpublicosalsa7

Y una emoción inconmensurable para su maestro, sus padres, Juan y María Ochoa, a sus compañeros y a miles y miles de personas, entre ellas muchos colombianos que hicieron sentir su presencia dashleyfotourante el concierto, y acogieron a Ashley con sentimiento patrio. Mestizo era la aportación colombiana a las leyendas de la salsa en este concierto de Nueva York. Organizado por Felix Cabrera. Y Ashley la aportación ecuatoriana: su madre de Cuenca y su padre de Guayaquil. Es la internacionalización de la salsa caleña en Nueva York.

“Ella estaba muy tranquila, y se puso muy feliz cuando nos vió. Nos mandó un beso desde el escenario, y como siempre, le dijimos “baila con el corazón”, dijo María Ochoa, su madre, que lloraba de la emoción junto a su esposo Juan. “Gabriela, su hermana mayor, que también baila, estaba en el hospital, y no pudo asisitr al Madison. Ashley estaba preocupada, pero también muy concentrada. Se preparó muy bien para este momento”, agregó su madre, con voz cortada y emocionada.

Ashley Ochoa fue al estrella en el mismo escenario donde juegan los New York Nicks, el equipo local de baloncesto; donde Mohamed Ali noqueaba a sus rivales bailando. La pequeña estrella bailó la salsa ‘estilo caleño’ al ritmo de la música de El Canario y de Gilberto Santa Rosa. El escenario de las leyendas.

familia-ochoa-copy

Ashley con su familia: sus padres Juan y María, y su hermana, Gabriela, también bailarina. Foto facebook (archivo particular)

Su presentación, junto a artistas que podrían haber sido sus bisabuelos, fue la sensación entré las más de 15,000 asistentes, personas mayores de 46 años que alcanzaron a vivir el esplendor de la salsa en Nueva York en los años Setenta.

ash1ash2ash3

Ochoa lleva trabajando tres años con Mestizo, y era la primera vez que acudía al Madison Square Garden. “Estamos preparando a Ashley para el World Latin Dance Cup, el Mundial de salsa que se celebrará en Miami del 12 al 19 de diciembre”, dijo Puente al recordar que este año van a defender el título en las categorías de grupo infantil y Junior. Ashley Ochoa participó el año pasado, consiguiendo la cuarta posición.

mestizomadisonsalsa4

Mestizo Art Center con El Canario en el Madison Square Garden (Foto: Mestizo)

“Agradecemos a Cabrera y a nuestro compatriota John Sepulveda, por habernos elegido para estar en este gran evento de la salsa”, dijo Puente al felicitar a los organizadores y productores del Concierto de la Salsa.

Hacía dos años que no se realizaba un concierto de la salsa para los amantes de este género de música que fue un éxito colectivo en los setentas y ochentas y que hoy lucha contra ritmos modernos.

Más de la mitad de los asistentes eran boricuas, a entender cuando los locutores pedían el aplauso a las nacionalidades presentes: Puerto Rico, Colombia y República Dominicana constituían la mayor parte del público, algunos peruanos y panameños.

La participación de Ashley el año pasado en el World Latin Dance Cup, en Miami, donde quedó cuarta en la categoría infantil individual.

Más información en https://www.facebook.com/harold.puente

https://www.facebook.com/profile.php?id=100012938623616&fref=ts