La risaraldense Diana Sierra crea la prenda femenina que busca bajar en África la deserción escolar

DianaSierra

Diana Sierra con niñas africanas (Foto: cortesía Be Girl)

Nueva York. May/05/2016. Ibernet Media. La risaraldense Diana Sierra dejó las comodidades y el éxito que venía teniendo en Nueva York para trabajar en África por los menos favorecidos. En sus viajes por las zonas rurales de varios países africanos observó que las niñas entre 11 y 15 años tenían la mayor deserción escolar debido a la menstruación, pues en los ocho días del periodo no asistían a clase porque no tenían acceso ni forma de comprar una toallas sanitarias. Sierra diseño entonces un calzón forrado en su exterior con tela de sombrilla, y con un compartimento interior en donde se podía poner una fibra absorbente (desechable e intercambiable). La impermeabilidad del calzón protegía completamente a las niñas africanas, que en un 90 por ciento abandonan durante la pubertad la educación secundaria.

dianasierracara

El éxito de la prenda, especialmente en zonas rurales, le motivo a emprender con la ayuda de Pablo
Freund, un ecuatoriano que conoció en la Universidad de Columbia, la marca Be Girl. En África, una de cada 10 niñas falta a la escuela durante su período mes a mes. En sus viajes durante dos años (2012-2014), esta colombiana nacida en Santuario (Risaralda) conversó con muchas niñas en edad de pubertad que le contaron de las dificultades de asistir a la escuela por tener el periodo, por lo que crea en 2014 la mencionada marca Be Girl, dedicada a ofrecer productos menstruales y reutilizables que hoy ya benefician a niñas en 13 países de África y el mundo.

El proyecto lo llevó a Uganda, Malawi, Ruanda y Tanzania En mayo de 2014 la Fundación Futura en Suiza decidió invertir con un capital semilla para la operación y la obtención de la patente en 2015. Surgió el “Empower bank”. Desde entonces, 15.000 calzones han sido entregados en Uganda, Malawi, Tanzania, Ruanda, Malí, Jordania, Marruecos, Georgia, República Dominicana, Ghana, Sierra Leone e Islas Salomón, entre otros.

DianaSierraBegirl3

El comienzo en África. En el Continente africano comenzó enseñando manualidades, especialmente a personas en zonas rurales. Consiguió, gracias a sus contactos de Nueva York, que los collares y carteras que diseñaba con los africanos, colección que bautizó con el nombre de “The Promise”, la comprara la multinacional estadounidense Tommy Hilgfiger. Extendió la producción a Uganda, Ruanda y Kenia, y para coordinar a los grupos hacia cada tres semanas trayectos en bus de hasta 24 horas.

Desde Colombia Sierra siempre se interesó por las dificultades de las personas que vivían en zonas rurales. Esta fue una de sus grandes motivaciones para dejar una reconocida trayectoria de éxito en varias compañías estadounidenses, hasta el punto de no aceptar una interesante propuesta para trabajar como diseñadora con Coca Cola, para prestar sus servicios profesionales a los más necesitados.

Su corazón bondadoso la había llevado en 2011 a complementar los estudios de Diseño Industrial que había realizado de la Universidad de los Andes en Bogotá (2002) con los de “Sustainability Management’ en la Universidad de Columbia.

———————————

DianaSierraBegirl9

El calzón especial que permite a adolescentes africanas con el periodo ir al ‘cole’ en zonas rurales

Colombia, Nueva York y África. Por: María Paulina Baena Jaramillo (El Espectador). Terminó su carrera en la Universidad de los Andes en 2002. En Nueva York trabajó junto al diseñador colombiano Alberto Mantilla en su estudio en Nueva York, quien a la postre fue su mentor. Trabajó con multinacionales Smart Design, Frog, Energizer y Panasonic, sin embargo, aunque fueron grandes experiencias profesionales, la mercantilización del diseño. Diez años de trabajó en el diseño en esta ciudad le abrieron las puertas de empresas como Panasonic, Nike y LG. Peri su corazón estaba en África.

“Cada vez que tomo un proyecto de diseño en mis manos, me pregunto cómo puede éste mejor la vida de alguien, es por eso que bien sea diseñando un biberón que sea seguro y fácil de lavar para alivianar la rutina de una madre que trabaja, o una estufa de carbón eficiente que disminuye la cantidad de carbon necesaria para cocinar y que controla las emisiones que causan enfermedades mortales a madres y niños, poder preguntarme por el impacto de mis proyectos en el usuario final es clave en mi trabajo”, dice en su web Sierra.

DianaSierraBegirl2
La risaraldense trabaja en más proyectos, además de Be Girl. EcoZoom Jet y SoilDoc, un laboratorio móvil de evaluación de suelos, que aún está en desarrollo.

EcoZoom Jet (2012), estufa que permite la cocción limpia de alimentos ( 4 millones de personas mueren cada año por inhalación de humo y vapores provenientes de la combustión de leña y carbón).  Su estufa, con un sistema de evacuación de vapores y alimentación de combustible. En su primer año en Kenia, este producto vendió más de 4.000 unidades al mes, a bajo precio

SoilDoc.  kit portátil de diagnóstico y tratamiento de suelos para optimizar la utilización zonificada de fertilizantes. Este proyecto pretende convertirse en una solución para las comunidades agrícolas aisladas en África, que necesitan contacto constante con la metrópoli para la administración razonada de sus recursos.

DianaSierraBegirl5

Be Girl (toallas especiales para niñas). Crea el primer prototipo de toalla higiénica con tela de sombrilla y un mosquitero que tiene una durabilidad de un año. Normalmente -cuenta Sierra- se meten trapos entre los pantalones. Eso les permite recoger el flujo, pero es inseguro y terminan manchando la ropa. Incluso, hay muchos lugares donde las niñas ni siquiera tienen calzones, por ejemplo la parte sur de Etiopía, que colinda con Somalia o el norte de Tanzania, que limita con Kenia.

El mecanismo de la toalla. Funciona con un bolsillo de malla que se sella y se amarra a la parte inferior del calzón. Allí se pueden insertar piezas de tela, papel higiénico o trapos para absorber el flujo. Después Sierra creó el calzón que viene en tonos fuertes, coloridos y de encajes seductores. Estos, más seguros y fijos, tienen una durabilidad de dos años y funcionan bajo el mismo principios que las toallas sanitarias. (Con información de El Espectador y https://www.begirl.org/collections/sponsor-girls)

Más información en https://www.begirl.org/collections/sponsor-girls