Lisandro Meza y sus nietos fusionan la cumbia con el reggaeton: “Dios quiera que nos suene la gaita”

weblisandro1 copy

Lisandro Meza puso a bailar a 35,000 colombianos en el Festival Orgullo Colombiano en Nueva York. Foto: Mauricio Hernández

Nueva York. Jul/20/2016. Mauricio Hernández. A sus 55 años de carrera y 76 de edad, Lisandro Meza no descansa. Sigue cantando, componiendo y realizando giras por todo el Mundo. Ahora viene con un nuevo proyecto que lo tiene muy ilusionado: una mezcla de cumbia tradicional colombiana del abuelo con los nuevos ritmos de los nietos residentes en los Estados Unidos, donde predomina el reggaeton.

weblisandroplano copy

Foto: Mauricio Hernández

Meza visitó Nueva York y participó en las fiestas de Independencia organizadas por sus compatriotas. “Hacía seis años que no venía a Nueva York. Estoy muy emocionado y feliz”, aseguró este sucreño que puso a bailar en Nueva York a más de 30,000 personas a la vez con la canción “El hijo de Tuta en el Festival Orgullo Colombiano.

“Colombia de mis amores, por ti daría la vida, Colombia de mis amores…”, canto el maestro con la mano en el pecho en su reciente visita a Queens durante una feria de servicios organizada por el Consulado en Queens.

weblisamdrohomenaje

Homenaje al maestro Lisandro Meza. Foto: Mauricio Hernández (Ibernet Media)

A su gira por Estados Unidos se han sumado esta vez sus nietos, nacidos en los Estados Unidos, que acaban de lanzar su primer sencillo “Llegaron los Meza”.

“Al reaggeton le metemos una parte de cumbia, y le ponemos más ritmo. Dios quiera que nos suene la gaita”, nos confiesa Lisandro Meza en su visita a Queens, donde reside la colonia más numerosa de colombianos en el exterior.

webPortada

“Nos divertimos mucho. Me siento muy orgulloso de poder cantar junto a mi abuelo”, dijo Duey Meza, que acompaña a Lisandro durante la gira por los Estados Unidos y que terminará en agosto en Canadá. “Y vamos a ver que nos sale. Lo que si le digo es que llegaron los Meza”, dijo emocionado el patriarca de una estirpe de músicos de tres generaciones.

Lisandro Meza, con 127 trabajos discográficos que han puesto a bailar a millones de colombianos y latinos en todo el mundo, ha cantado ‘El hijo de Tuta’ en cientos de ciudades del Continente americano y de Europa. “Y el ‘Hijo de tuta’ ha dado la vuelta al Mundo. Es una canción obligada en todas mis presentaciones. “El que entienda español sabe lo que quiere decir el mensaje”, recuerda Meza.

TaromaB copy

Homenaje a Lisandro Meza en el Festival Orgullo Colombiano de Nueva York. Foto: Mauricio Hernández

En qué momento se le ocurrió escribir el hijo de tuta?

La verdad que me inspiré en la población boyacense de Tuta y se me ocurrió el juego de palabras.

Maestro, dos Colombias diferentes, la de hoy y la de hace 55 años?

Cuando comencé mi carrera había una Colombia tranquila, pero a los pocos años ya se comenzó a agitar. Llegaron los grupos violentos a dañarle la mente a nuestros estudiantes y a nuestros campesinos. Y a meter culturas diferentes”.

Ha tenido problema con algún grupo violento?

No, gracias a Dios no, porque me he ganado el respeto de la gente. Mi trabajo ha sido de ofrecer una cara diferente al país en el exterior, y que mejor que hacerlo con música. Porque había que recordarle al Mundo que en Colombia hay cosas muy lindas, además de la violencia. Y esto es lo más importante.

lisandronieto1 copy

Lisandro con su nieto. Foto: Mauricio Hernández (Ibernet Media)

Son tres generaciones de cantantes, su hijo y su nieto.

Si de la cumbia, claro. Es un legado que estoy dejando a los nietos, pero siempre tiene el ritmo de la cumbia y va a ser algo importante, para que varias generaciones gocen del legado de Lisandro Meza. Nuestra raíz es la cumbia.

Qué viene este año?

Voy a seguir grabando en mi estilo. Grabar cumbia. Los nietos, Jefrey y Duey, van a seguir con la fusión de nuestra música con ritmos modernos. Ya lanzamos nuestro primer sencillo.

tutatuta2

Poblacion de Tuta. La población de Tuta que inspiró al maestro es un pequeño municipio colombiano del departamento de Boyacá, situado en la región del Alto Chicamocha, a unos 26 kilómetros de la ciudad de Tunja, capital del Departamento.

El nombre de Tuta significa en lengua Chibcha  “Propiedad del Sol” o “Labranza Prestada”. El lugar recibió este nombre tiempo antes del primer arribo español en 1556, pues se encontraba poblado por grupos indígenas.