New York Times critica “represión a inmigrantes” colombianos en Venezuela

San Antonio (Venezuela), 29/08/2015.- Una familia cruza el río Táchira, que divide a Venezuela y Colombia, en el sector “La Invasión”, en la ciudad de San Antonio (Venezuela). EFE/Miguel Gutiérrez

Nueva York. Sep/04/2015. Por NewYorkTimes. Por la noche y temprano en la mañana, a través del río Táchira surcan colombianos con televisores, refrigeradores y otros enseres domésticos en sus espaldas. Por días, vigilados por soldados armados hasta los dientes, que se alinean para cruzar lo que fue una vez un puente internacional ocupado ahora bajo confinamiento militar, arrastrando maletas de ruedas mientras que sus mochilas escolares hombro niños.

Cientos de colombianos están huyendo por la frontera, huyendo de la represión a inmigrantes iniciado por el presidente de Venezuela Nicolás Maduro.

“Es desgarrador”, dijo Handerles Suárez, de 25 años, un trabajador de la construcción, mientras esperaba con su esposa e hija en la oscuridad para cruzar el Puente Simón Bolívar a su natal Colombia. Dijo que había vivido en Venezuela durante 10 años, pero ahora, al ver a sus compatriotas detenidos y deportados, sus casas marcadas para la demolición por el gobierno, decidió abandonar voluntariamente antes que arriesgarse a la incertidumbre de una salida forzada.

NewYorktimes2

“Venezuela nos ha dado todo”, dijo, con lágrimas en sus ojos. “Ha sido como una segunda madre para nosotros.” El viernes pasado, Maduro ordenó a las tropas cerrar la frontera, cerrando puentes a casi todo el tráfico y el comercio con Colombia. Y se declaró el estado de emergencia en un tramo de territorio a lo largo de la frontera, lo que permite allanamientos y poniendo restricciones a las reuniones públicas o protestas.

Al mismo tiempo, los soldados en esta ciudad fronteriza venezolana comenzaron registros casa por casa en un barrio en expansión, la comprobación de documentos de identidad y deteniendo a cientos de ciudadanos colombianos, muchos de los cuales habían vivido en Venezuela desde hace años. Fueron hechos para sentarse en un campo de fútbol de polvo bajo el sol abrasador durante horas antes de ser enviado al puente y expulsados ​​del país.

Las autoridades dijeron que más de 1.000 personas fueron deportadas.

En el cierre de la frontera, el Sr. Maduro dijo que estaba respondiendo a un episodio en el que tres soldados venezolanos fueron baleados y heridos. Los detalles siguen siendo nebuloso, pero el señor Maduro dijo que era un ataque de un grupo paramilitar colombiano obedecer las órdenes de un ex presidente colombiano, Álvaro Uribe, a quien ha descrito con frecuencia como un enemigo empeñado en derrocar a su gobierno de izquierda.

Sr. Maduro dijo que el cierre fronterizo duraría indefinidamente, y que planeaba ampliar el estado de emergencia a otras partes del país.

Sin embargo, para los analistas y los que están atrapados en la represión, el estado de emergencia estaba inextricablemente ligada a la crisis económica y política agarre Venezuela, con los políticos en busca de alguien a quien culpar.

Sr. Maduro dice que los inmigrantes colombianos son contrabandistas que espíritu bienes muy necesarios fuera de su país, el empeoramiento de la escasez crónica; mercado negro que impulsan al alza los precios de los productos en Venezuela, donde la inflación se ha disparado; y los grupos paramilitares de derecha que el Sr. Maduro acusa de tratar de atacar a su gobierno, bajo las órdenes de sus enemigos en el país y en el extranjero.

Por ahora, el enfoque del Sr. Maduro y los cientos de soldados despachó ha estado en un gran barrio marginal que bordea el río Táchira que separa los dos países, un área que él dice es un nido de grupos paramilitares, los burdeles, los delincuentes y contrabandistas.

NewYorktimes3fronterapanama

Durante una conferencia de prensa televisada esta semana, se comprometió a arrasar el barrio. “Vamos a derribar todas las casas hay, para que lo sepas”, dijo Maduro. “Ni una sola casa seguirá siendo.” Las advertencias partieron la desesperación y la ira aquí en el barrio, donde una retroexcavadora ya ha comenzado a derribar las casas. Muchas personas dijeron que estaban muy trabajador ciudadanos venezolanos o colombianos con residencia legal, y se preguntaron por qué fueron designados sus hogares para ser demolido.

“No veo la justificación en absoluto”, dijo Jairo Gómez, de 55 años, un venezolano que tiene un pequeño negocio de venta de empanadas.Construyó una casa aquí hace 13 años y ahora teme que la perderá.

En una zona de la barriada, lleva el nombre del héroe revolucionario argentino Che Guevara, una retroexcavadora fue traído en esta semana y comenzó a derribar las casas de bloques de cemento.

La noche del miércoles, algunas familias estaban ocupados desmantelando sus propios hogares para salvar los materiales de construcción para que pudieran ser vendidos o utilizados de nuevo más tarde.

“Lo único que quiere acostarse y nunca despierta”, dijo Tatiana Cerna, de 33 años, que un colombiano dijo que ella vivía aquí legalmente con su marido venezolano y el niño. A pocas yardas de otras casas que ya habían sido demolidas, la familia estaba trabajando con herramientas de mano bajo la luz de la luna de desmontar su casa, ladrillo por ladrillo, haz por haz.

“Este es el tipo de familia que vive aquí”, dijo Cerna, una costurera cuyo esposo es taxista. “Si quieren detener el contrabando, creo que la propia Guardia Nacional está involucrado. Para venir y tocar todo esto abajo no es la solución “.

Popularidad del Sr. Maduro es extremadamente bajo debido a las luchas económicas del país, y el país se está acercando a una elección legislativa crucial en diciembre que podría permitir a la oposición para ganar una mayoría por primera vez en años.

Mientras que el cierre de la frontera y el desalojo de los inmigrantes puede remover algún sentimiento nacionalista, podría ser contraproducente en un país donde muchos venezolanos naturalizados votar y muchos otros votantes tienen parientes colombianos.

Hombres portan motociletas a través del río Táchira en la frontera entre Colombia y Venezuela. (AP Foto/ Efraín Patiño)

“Estábamos chavistas, pero nunca más”, dijo Wilson Velazco, de 32 años, de la Sra Cerna hermano-en-ley, cubierto en polvo de la demolición y el uso del término español para los seguidores del antecesor del Sr. Maduro, Hugo Chávez.

“Maduro es un payaso, no usar una palabra más ofensiva”, dijo. “Si Chávez estuviera vivo, él nunca hubiera permitido esto.”

Las acciones aquí también han traído una fuerte condena de los funcionarios colombianos. El martes, el presidente Juan Manuel Santos de Colombia condenó lo que calificó como el maltrato de los colombianos deportados.

“Raiding casas, la eliminación de los habitantes por la fuerza, la separación de las familias, no permitiendo que llevan consigo sus pocas pertenencias y marcado de las casas con el fin de demoler ellos más adelante, éstas son acciones totalmente inaceptables que recuerdan episodios amargos de la humanidad que no debe ser repetida “, dijo Santos.

Cada país ha señalado largo al otro en momentos de tensión interna.Relaciones llegaron a su punto más bajo cuando el conservador Uribe y el izquierdista Chávez fueron presidentes y comprometidos en una lucha ideológica climatizada.

A 1113 ASCIENDE NÚMERO DE COLOMBIANOS QUE HAN TENIDO QUE SALIR

Uribe acusó a Chávez de apoyar a los grupos guerrilleros que luchan contra el gobierno colombiano. Las tensiones se enfriaron después que el Sr. Santos se convirtió en presidente en 2010 y Venezuela ayudó a las conversaciones de paz corredor entre Colombia y su grupo rebelde más grande.

Pero esta semana la acritud regresó, y el jueves ambos países anunciaron que habían retirado a sus embajadores. En un mundo con recursos cada vez más escasos, la deportación de inmigrantes ilegales se convertirá en algo común. Chávez era sólo otro de esos “socialistas” humanistas / dictadores en SA. Realmente es deprimente observar cómo estos “idealistas” evolucionan. …

Sr. Maduro defendió su política de fronteras. “Yo no soy anti-colombiana”, dijo esta semana, y agregó que 5,6 millones de colombianos viven en Venezuela, que tiene una población total de alrededor de 30 millones. “Nos encanta el pueblo colombiano”.

Dijo que si se destruyeron las casas de las personas inocentes que el gobierno les proporcione nuevos apartamentos, aunque no ofreció detalles sobre cómo el gobierno determinaría que era inocente o cuando podrían obtener nuevas viviendas.

También rechazó las comparaciones que sus críticos han hecho entre él y Donald J. Trump, el candidato presidencial republicano cuya campaña se construye en parte en agitar el sentimiento contra los inmigrantes mexicanos a los Estados Unidos.

“No tengo el peinado de Donald Trump y mucho menos cuenta de su banco y aún menos su ideología”, dijo el Sr. Maduro. Pero el Sr. Maduro y otros funcionarios del gobierno han arremetido cada vez más fuera a los inmigrantes colombianos desde el año pasado, diciendo que a través del contrabando y el mercado negro que son responsables de la escasez de la escalada y los altos precios aquí.

Venezuela ha caído aún más en el caos económico desde que el Sr. Maduro fue elegido en 2013 después de la muerte del señor Chávez.

El gobierno ha dejado de divulgar datos económicos básicos, pero la mayoría de los economistas estiman que la inflación está muy por encima del 100 por ciento anual y que la economía se encuentra en una profunda recesión, todo agravado por la caída de los precios del petróleo, única exportación principal del país. Muchos bienes básicos son escasos y las largas colas en las tiendas son comunes.

Las oportunidades para los contrabandistas son enormes. La gasolina en Venezuela, que tiene las reservas de petróleo estimadas más grandes del mundo, es prácticamente libre, que cuesta alrededor de seis centavos por galón al tipo de cambio principal de 6,3 bolívares por dólar, y sólo una pequeña fracción de eso a tipos de cambio del mercado negro que en la actualidad se ejecutan más de 700 bolívares por dólar.

Pero en Colombia, la gasolina alcanza precios similares o superiores a los de Estados Unidos. Grandes cantidades de combustible se introducen de contrabando a través de rutina, generando enormes ganancias.

También hay un activo comercio de otros artículos que se pueden comprar en Venezuela a precios impuestos por las autoridades y venden a precios mucho más altos en Colombia, incluyendo alimentos básicos como harina de maíz, leche en polvo y el arroz, o materiales como el cemento.

Al otro lado de la frontera, en la ciudad colombiana de Cúcuta, cientos de deportados estaban abarrotados en refugios, y había largas filas en las estaciones de servicio causadas por la ausencia repentina de la gasolina de contrabando.

Algunos deportados furtivamente al otro lado del río en la noche, hacen varios viajes de ida y vuelta llevando sus pertenencias. Algunos, incluyendo los que abandonan voluntariamente, llevando sus pertenencias en todo en la madrugada, con los oficiales de la policía colombiana que se metieron en el agua gris para ayudar.

Patricia Helves, 19, se sentó en la orilla del río amamantando a su 11 meses de edad de edad. Helves, un matrimonio colombiano, dijo que ella había caminado a través del río temiendo ser deportada si se quedaba. Su marido lleva las pertenencias de la familia otra vez.

“Yo no voy a volver”, dijo. (Traducción de http://caraotadigital.net)