El museo Huggenheim de Nueva York rinde homenaje a la carrera de Doris Salcedo

La escultora colombiana Doris Salcedo recibió el premio Velázquez de manos de los Príncipes de Asturias y la Ministra de Cultura en el Museo del Prado.  foto: Alberto Di Lolli

Salcedo, primera mujer galardonada con el Premio Velázquez de Artes Plásticas en España, recibirá un homenaje de Guggenheim. Foto: Alberto Di Lolli

Nueva York. Agencias

El Museo Guggenheim de Nueva York rendirá un homenaje a la escultora colombiana Doris Salcedo con una retrospectiva sobre sus 30 años de vida artística. La exposición será instalada del 26 de junio al 12 de octubre en los cuatro pisos del edificio, ocupando cerca de la mitad del espacio de sus galerías, según anunció la institución cultural.

En las últimas tres décadas, Salcedo ha creado esculturas e instalaciones que hablan de la traumática historia moderna de Colombia, así como también del sufrimiento derivado del colonialismo, el racismo y otras formas de injusticia social alrededor del mundo.

La retrospectiva que llega a mitad de año al Guggenheim puede verse actualmente en el Museo de Arte Contemporáneo de Chicago. En 2016 viajará al Museo de Arte Pérez de Miami.

Salcedo es considerada en la actualidad una de las artistas colombianas más importantes en la escena contemporánea internacional. Sus obras han sido expuestas en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, Tate Modern de Londres, Centro Pompidou de París y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en Madrid.

Entre 1987 y 1988, Salcedo dirigió la Escuela de Artes Plásticas del Instituto de Bellas Artes de Cali. Por la madurez de su trayectoria, en 2010 el Ministerio de Cultura de España le otorgó el Premio Velázquez de Artes Plásticas, y en 2014 le fue conferido el Premio Hiroshima del Arte, por el Museo Contemporáneo de esa ciudad japonesa.

‘Mi obra rota alrededor de la experiencia de aquellos que habitan en el epicentro de las catástrofes’

web PalacioJusticia

webLassillasvacias

 

 

El reflejo de la vida en las obras de Doris Salcedo

Por Isabel Genovés EstradaDoris Salcedo en el taller

Es una artista conceptual que a través de sus obras significa aquello que le preocupa o le indigna de la sociedad en la que vive. En ellas refleja la dura realidad de su país Colombia, la violencia, el secuestro, la pobreza, la crisis…dota a los objetos cotidianos de un sentido que va más allá del que les dieron cuando fueron creados.

Doris Salcedo (1958, Bogotá, Colombia), realizó estudios de bellas artes en la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá. En 1984 se traslada a Nueva York, donde cursa estudios de postgrado. Regresa a su país, dirige entre 1987 a 1988 la Escuela de Artes Plásticas del Instituto de Bellas Artes de Cali. Obtiene una beca de la Fundación Guggenheim y Penny Mc Call.

El clima de violencia que vive su país no le es ajeno, se entrevista con personas que han sido víctimas de ésta violencia y con sus familiares. En sus obras trata de plasmar éste sufrimiento, lo hace a través de objetos cotidianos, como ya hemos dicho anteriormente, utiliza muebles, zapatos, ropa vieja… en sus manos se vuelven inquietantes, causando zozobra al espectador.  Busca deliberadamente un vínculo emocional, provocan desolación, ausencia. Elige de forma consciente este campo conceptual para trabajar su proceso de creación de forma metafórica. El proceso simbólico de sus instalaciones apela directamente a la experiencia colectiva.

sillas

Algunas de sus obras son: series Atrabiliarios (1991-1996), es una instalación en muro con yeso, formado con zapatos de mujer dentro de unos nichos, las cajas vacías están hechas de fibra animal transparente. Sobre cada uno de los nichos, la artista cose a la pared, con grueso hilo negro, trozos de un material rugoso y opaco. Al utilizar estas pieles, tomadas de la vejiga del animal, consigue un efecto similar al de una gasa provisional extendida sobre una herida abierta. Es un homenaje al duelo y a la muerte no enterrada. Salcedo ha declarado en numerosas ocasiones: “Cada vez que vemos un acto violento quedan los zapatos.  Además, son terriblemente personales, son fuente de información sobre sus dueños. Perduran son reconocibles, grotescos y fuertes”.

Memoria artística de una tragedia, La toma del Palacio de Justicia en 1985, fue una instalación en el Palacio de Justicia de Bogotá. Estaba compuesta por doscientas ochenta sillas colgadas del techo, rotas y manchadas para que se viera que por ellas había pasado el tiempo. Hacían referencia a la toma del Palacio, la tituló Sillas vacías (2002). Casa viuda (1992-1995), donde los muebles parece que lloren la pérdida de sus antiguos propietarios, los vestidos sin usar, la soledad, el olvido…TenebraeShibboleth o La grieta (2007-2008), la realizó en la Sala de Turbinas de  la Tate Modern de Londres.

La brechaUna grieta de 167 metros de largo, contra el racismo,  representaba las diferencias profundas que existen entre el llamado primer mundo y el resto. El título hace referencia a un pasaje del Antiguo Testamento que cuenta cómo los miembros de una tribu mataban a los de la otra que pronunciaban esa palabra de una forma diferente. Shibboleth, en hebreo, es una palabra que simplemente significa ‘espiga’, ‘espiga de trigo’, pero ha sido un examen de pertenencia o de exclusión en diferentes sociedades.

Ha ganado prestigiosos premios internacionales como, el Premio Velázquez de Artes Plásticas 2010 y ha gozado del beneplácito de la crítica internacional que la ha invitado a participar en numerosos eventos importantes como la Documenta XI de Kassel (2002), la Bienal Internacional de Estambul (2003) y la Unilever Series de la Modern Tate Gallery (2007), entre otros.

Ese conceptualismo que Doris Salcedo recarga de significados se debe a su fuerte compromiso personal con una conciencia cultural y visual que están arraigados en un lugar y tiempo muy específicos. A través de sus esculturas y sus instalaciones Salcedo quiere desentrañar todos los conflictos pasados y presentes, que se pueden extrapolar a cualquier lugar del mundo. (Fuente: Los ojos de Hispatia)

Doris Salcedo ObraAcción de duelo