Indira Avila, sus éxitos despertan pasión por el atletismo en Queens College

Indira Avila fue nombrada “la mujer Atleta de Cross Country del Año” de la Conferencia Este de los Estados Unidos en 2011

Nueva York. 02-Mar-2013

Por Mauricio Hernández
Desde que clasificó a los Campeonatos Nacionales de Atletismo Universitario el año pasado en Washington, en representación de la East Conference (Conferencia del Este), la vida de Indira Avila ha dado un gran giro, así como sus aspiraciones: representar a Colombia en los próximos Juegos olímpicos de Brasil. Esta estudiante de matemáticas y economía tiene la juventud, las ganas, la disciplina y las aptitudes para conseguirlo.

Indira Avila: “Mi sueño es poder competir por Colombia en los Olímpicos de Brasil”

A punta de esfuerzo y sacrificios, sin un entrenador oficial, esta joven colombiana ha conseguido buenos tiempos en los 5 y 3 kilómetros, convirtiéndose en una de las figuras del atletismo universitario en la Conferencia Este de los Estados Unidos. Dos personas han sido importantes en los éxitos que ha conseguido Indira: su padre, Héctor Avila, que la acompaña y motiva en todas las competiciones, y Nash, un compañero atleta de la Universidad que le traza el plan de entrenamiento. Indira está muy agradecida con Nash, de 21 años: “Desde que me puso una tabla de entrenamiento he bajado considerablemente los tiempos”.

Pero Indira quiere ahora intensificar sus entrenamientos y para ello requiere de un coach (entrenador) que le dedique el tiempo que este diamante del atletismo necesita para terminar de pulirse y conseguir los registros necesarios para que la Federación Colombiana de Atletismo la apoye con un plan de entrenamiento y la vincule al equipo Olímpico del país que la vio nacer. Su gran competidor en el último año ha sido el reloj que lleva en su mano izquierda, cuyo segundero se convierte en su gran motivador, a falta de mejores atletas.

Estuvimos con ella en una de las ocho pruebas de esta temporada, en el estadio cubierto de San Antony’s, en Long Island (Nueva York), donde en los 5000 metros pasó dos veces por delante de la segunda competidora, en una pista de atletismo de 200 metros. Indira recuerda que “el año pasado ibamos a carreras más competitivas, pero los atletas no conseguían buenas posiciones. Entonces la Universidad decidió ir a pruebas menos exigentes. Y Ahora yo requiero de mejores competiciones que me ayuden a mejorar mis tiempos”.

Desde los trece años le gusta correr, pero no comenzó a tomarlo en serio hasta que el entrenador del colegio le animó a seguir. Pero correr suele ser un deporte de solitarios, y ella prefirió años atrás hacer deportes de equipo, como el fútbol. En high school hizo solo una temporada de atletismo, en noveno, y en el doce comenzó con el croos country, ya más dedicada a las carreras de fondo.

En la Universidad ya le dedicó más tiempo, aunque el programa de atletismo estaba apenas empezando. Hoy, después de sus éxitos, ya hay un equipo de cuarenta atletas, un autobus que los transporta y un entrenador con plena dedicación que está haciendo cada vez más un equipo competitivo.

Indira no olvida cuando clasificó para los campeonatos nacionales universitarios de los Estados Unidos celebrados el 18 de noviembre en Washington, pero menos lo olvidan en Queens College, donde le hicieron un corredor de honor que llenaron de aplausos (ver video, abajo)

“En los nacionales no conseguí las mejores posiciones, pero estaba contenta de competir contra atletas de grandes universidades que tienen excelentes programas, presupuestos e infraestructura”, dice Indira en la entrevista de camino a Queens, donde reside con sus padres, Suany y Héctor Avila.
Indira está muy agradecida con el gran apoyo que le brindaron en Queens College, pues gracias al calor recibido por la institución y por todos sus compañeros ha tenido el animo y la motivación para seguir en la competición del atletismo. “Siempre recordaré con cariño y agradecimiento a Queen College, que está haciendo hoy un gran trabajo para formar mejores atletas”.

Cuál es tu meta?
Correr hasta los 30 años (ahora tiene 23) y mi sueño es poder representar a Colombia en unos Juegos Olímpicos. Nada cuesta soñar. Para los 5 kms debo bajar de los 16 minutos. Ahora estoy en 17,44, pero tengo juventud y muchas ganas. Y para los tres kilometros hay que bajar de 9,0 y estoy en 10,19. Y en la milla tiene que ser 4,20 y estoy en 5,09. Con un buen programa, y un buen plan de entrenamiento, creo que podemos hacer cosas más grandes.

Indira, compitiendo por Queens College
Nasha, su joven entrenador

 

 

 

 

 

 


Su fotografía esta en las estrellas del deporte en el Queens College
Pero Indira tiene ahora una gran preocupación. Este año termina su carrera universitaria y debe pasar a la competición profesional, pero para ello necesita un buen club, y todavía no ha visto ninguno. “Eso me tiene muy preocupada, porque he visto a muchos atletas de competición que terminan la Universidad y se olvidan del deporte”, dice. “No conozco a nadie en Colombia y me gustaría poder tener la oportunidad de mostrar mis cualidades y entrar en un alto programa de preparación para conseguir mejores tiempos”, insiste.
Indira sale a correr a las cinco de la mañana, con una gran disciplina y constancia. Llueve, truene, nieve o relampaguee. Las salidas con los amigos solo se suceden en el verano, cuando acaba la temporada y los entrenamientos se hacen menos duros. Pero su pasión es correr. “He pedido que me lleven a competiciones más duras, donde yo sea la última y deba exigirme para mejorar mis tiempos”.
La disciplina y las ganas sobran. Ahora solo falta la oportunidad.
Su padre Héctor Avila la acompaña, aconseja y anima en todas las pruebas
Suany (madre), Indira, su hermana y su padre Héctor Avila